ruben pensa




TEXTOS DE LA SERIE PERSONAJES

El Murciélago y La Chalina.

                                          

                                          A mi hermano Mario.



Hacía mucho frío.

Era diciembre y época en que en Europa llega papá Noel.

Había mucha nieve en la calle, pero el mercado no se suspendía.

El mercado es como una obra de teatro y la escena es la calle,

no se pueden suspender las funciones,

el público en ésta fecha es ávido de novedades.



Allí estaba Sudaca con sus marionetas y peluches

bajo la tienda de loneta, su puesto de mercado.
Los peluches apretaditos uno con otro como dándose calor,
Trasmitiendole el calor esperanzador, hasta que el sol apareciera
detrás de las montañas de los Alpes, para entiviar el aire,
para hacerse ponchito de los pobres como se dice en el Sur.

La calle es dura, muy dura !
A veces tan dura que las lágrimas vienen a los ojos
y uno no sabe si es por el viento helado, por la nostalgia,
o es porque no se vende tu producto…o es…no los sábes.
Solo dices que la calle es dura. Pero es la escuela más completa y bella.
Escuela fabulosa a la que asístes hasta el fin de tu días,
cuando sin más descubres, que te has enamorado de ella.

Venía del Africa del Oeste.
Esbelto, grácil, felino.
Envuelto en un sacón prestado y una chalina al cuello
color castaño con figuras geométricas negras.
La chalina era larga
y con una de las puntas se envolvía las manos casi congeladas.
Le llamó la atención, el puesto, los juguetes y en especial dos animales :
El Cuervo y el Murciélago…los dos eran Negros como él.
No…no era el color, era la vida que bullía en esas marionetas.

Eligió entre las dos el Murciélago
Que de bien que estaba se hacía vampiro,
sobre todo cuando pasaba una mujer bonita cerca.
Y cuando pasaba un niño, guardaba la cabeza bajo un ala,
luego asomaba un ojo como pidiendo permiso para mirar
y si el niño no se asustaba, estiraba la boca haciendo una sonrisa.
Dicen que BATMAN, aún lo envidia porque nunca pudo ser como él.

Sudaca le sonrió o ¿fue el murciélago ?
A el Negro le había gustado el Murciélago,
y preguntó a Sudaca si lo vendía y cuanto costaba.
Sudaca dudó, nunca se había interesado nadie en comprarle el Murciélago.
Siempre eran mejor los osos, las muñecas, las ovejas, los perros, los gatos,
los conejos, las ratonas…en fin, siempre y todo el mundo hacía cara fea
y repulsivamente se distanciaba de Murciélago.
Pero el Negro lo quiso y preguntaba a cuanto lo vendía.
Sudaca dijo : « Caro hermano ! »
Este es el que me da de comer todos los días, junto con el Cuervo.
¿Y cuanto es caro ? dijo el Negro.

Sudaca se rascó la cabeza, miró al piso tapizado de nieve,
lo miró a Murciélago en la mano, lo levantó y le preguntó :
¿Cuanto valés Murciélago ? yo no se vos, pero hay un dicho viejo que dice :
Todo tiene un precio. ¿ Cúal es tu precio hermano ?
Murciélago torció la cabeza, la escondió bajo del ala, salió, estiró la boca y dijo :
Valgo la sonrisa y el amor de un niño.

El Negro lo miró a Murciélago, le acarició un ala y le dijo :
Decididamente tienes un valor inapreciable, casi inmedible diría.
Claro, no eres un común asimilable a un dicho
y no es fácil de ponerte un precio.
Te ofrezco dijo el Negro, llevarte al oeste del Africa,
para que juegues con mi hijo
y ofrezco a cambio de ti como garantía de valor La Chalina.
Esta confeccionada con hilos de pelos de cabras de la majada de mis padres.
Y está tejida durante muchas lunas, en el telar de mi madre.
Ella vale el amor de una madre y la generosidad de sus manos.

Sudaca sacó su mano de Murciélago y sin decir palabra tomó a Cuervo
que abrió su pico grande y emitió un graznido triste de despedida.
La otra mano se extendía con Murciélago a las manos de el Negro.

El Negro sacó La Chalina de su cuello la dobló despaciosamente
hasta hacerla un cuadradito, la llevó hasta su frente, luego la besó
y la depositó en las manos de  Sudaca.

Murciélago viajó al Africa del oeste, La Chalina viajó a Sud América.
Murciélago creció con el amor y la sonrisa de un niño.
La Chalina viajó al cosmos con el alma de un padre
ya cansado de andar caminos.

El Rayo
            A Kardo Kosta, hermano « casi » Huarpe.



Anchipurac no toma más alcohol, se bebió todo lo que su cuerpo soportaba.

Con sus sesenta y algo y un montón de achaques de la dura existencia

de recorrer caminos detrás de una moneda con que pagar el pan de cada día,

se quedó con el mate, ya está, con eso basta.



Así lo anda escuchando al cuerpo a cada rato y en cada esquina del hosario.

Por todos esos años que no supo escucharlo y lo llevó al extremo :

Con píldoras, con yerbas, el ácido, el tabaco, el alcohol y los hongos.

Y las noches sin lunas, sin estrellas, sin techo, sin medida.

¿ Donde situar la brújula si no hay aquella Cruz del Sur de guía ?
Se le disolvió el cielo entre la rabia, la apatía, la pena y la desdicha
y como en un extraño manto de negro encanto la muerte lo aproxima.

Una tarde cualquiera se le escapa de un salto, cruzando mar y cordillera,
atravesando selvas y deshielos y descubriendo idiomas nunca hablados.
O destruyendo muros de tristeza y acaparando cálidos amores.
O descubriendo lunas de otro cielo y torbellinos de agua hacia la inversa.
Redescubre las manos, los colores, el verde de las frondas, el ocre del otoño,
y el olor a jazmín en primavera.
Así sus ojos se vuelven mar y sol y nuevamente vuelos libres sueña.

Anchipurac vino de un sur de lucha y bronca.
De brazos levantados y entumecidos de reclamos.
Inescuchados cantos de demandas y de gesto quebrado a bastonazos.
Vidas que se tiran al mar como quién tira piedras.
Viene de un sur de sueños postergados,
pero su corazón aún guarda una pequeña llama de esperanza.

Entre los árboles, con el aroma a tierra fresca y el canto de los pájaros
sus manos van acariciando ideas, recorren los espacios,
se entretienen golosas entre nudos y yemas, se elevan por los rugosos troncos.
Se hacen pincel y tinta y créan.
En los días que el sol cuaja los frutos, sus manos los van haciendo color en la paleta.
Y como el pájaro que va tejiendo el nido : efîmero mensaje
que resume una vida que se exprime en su núcleo,
igual, su arte hecho de amor y naturaleza, lo revelan.

Anchipurac vino de un sur de viñas y maderas.
De soles como brasas y vientos arrastrados que voltéan.
De olor a pan recién horneado junto al canto de acéquias.
De un humito de otoño que sube a un cielo blanco remontando el espíritu y el canto,
de comunión del hombre con la Tierra.

Con esa impronta de pueblos chicos de corazón grande,
va buscando el espacio para mostrar su amor al arte.
Para decir presente, aún se puede que sí que solidarizando llegaremos.
Para mostrar que el hombre y su arte es tan solo un efímero pasaje.
Se eleva al cosmos como un rayo que alumbra.
Su espíritu perdura entremezclado a la memoria de otros,
si el amor se a fundido en armónico canto con la Tierra.

Anchipurac vuela con las maduras nieves del invierno.
Se va subiendo a la nostalgia larga de la ausencia.
Se refugia en los troncos, en las hojitas secas, en bayas y semillas.
Y se va haciendo cielo con Cruz del Sur de amanecida soñando que regresa,
a ese amado terruño de artistas y poetas.


Anchipurac (RAYO) , lengua Allentiac que junto a la lengua Milcayac
forman la lengua Huarpe. Luis de Valdivia (1561-1642)

Jaacán

Cuando llegó la casa aún estaba caliente y humeante.
Un cráter inmenso en donde estuviera el alfónsigo ( pistacho) había ahora.
La mitad de la majada muerta.
Su mujer y su hijo…solo desparramados como arapos, sus cuerpos.

El terror fue inmenso, el dolor infinito, la impotencia inenarrable.
Un grito de horror, de rabia, de amargura y desolación salió del pecho.
El corazón se había quebrado, los brazos eran dos ramas de su árbol
arrancadas por el acero, que pendían a los costados de su torso.
Sus rodillas se incrustaban en la tierra removida por las orugas
de los tanques y blindados que venían de pasar.

La guerra es como un vómito de impiedad, de crueldad y prepotencia !.

Tomó su burro…sus ojos perdidos al desierto …y marchó.
Las piernas maquinalmente le llevaron el cuerpo, el alma se le había escapado.
Se le había escapado con el sol y el dolor.
Errante de inmensidad, en este vasto mundo de incomprensión.

Jaacán va por las calles de la villa
Un pasaporte azul de refugiado en un bolsillo
Y una mano perdida en el otro bolsillo, que va estrujando papelitos.
papelitos que recogió aquí u acullá, sin ton ni son.
Como quién recoge « migas de vida ».
Como recogiendo las vidas que a perdido.
Un cigarrillo a la mitad de consumir en los labios, una barba a mitad de rasurar,
un par de zapatos nuevos en los pies y una camisa blanca, bien blanca y limpia.
Blanca como la nieve que se esparce en las plazas y en las aceras,
Nieve que tapiza los bordes y los ángulos, que va disimulando con su manto,
los negros corredores del asfalto que empareja la tierra para volverla pulcra.
Y es ese mismo asfalto que los hombres de guerra,
han ido hasta su patria de amapolas, a robarlo y traerlo.

Incomprendido, shoqueado por un mundo que sus ojos descubren asorados,
desolado, vacío, despojado de todo, va por las calles solo… como un loco !

Jaacán va, y a decir nadie , o casi nadie repara en él.
Solo algún niño del brazo de su madre a veces se da vuelta y lo mira interesado.
¿ Por su sonrisa a medias, por sus ojos a la mitad con lágrimas eternas ?
¿ Por su maquinal paso inentendible arrastrando despojos ?
Es tal vez es por su gorro.
Extraña forma, al parecer, un honguito aplastado.
Mezcla de lanas color marrón y beige.
Es su PAKOL (gilgit o chitral) su Identidad, su norte, su montaña, su Patria.
Es el Afganistán…es su memoria.

Escrito por Ruben Pensa el 24 de Marzo del 2012  Para el Pais del "SIMEACUERDO"



BORDA

             A mis hermanos del Hospital Borda.

En tus pasillos de humedad camino…

Cuanta ternura en tanto desamparo.
Cuanta pasión guardada en sueños.
Cuantas historias en las oscuras grietas de tus muros.
Cuanta vida que empuja en los colores !.

Bajo la sombra fresca de tus sendas camino…

Porque te tildan de vejez y locos
Porque te sienten una carga inútil.
Porque temen las voces que mutilan.
Porque ciegan los ojos al futuro !.

Camino tus pasillos de soledad y olvido…

Quieres tu, capital de Goliat, negarlo ahora ?.
Quieres, en tu entelequia al desarrollo, enmudecerlo ?
Quieres, con tu cemento espúreo, englutirlo, de seco ?
Quieres, en tu soberbia bruta : Desaparecerlo !.

Camino y bombas de semillas van floreciendo patios…

Que locura !, que locos sueltos !, que bella locura !.
Que locura !, que memoria voráz de desmemoria !.
Que locura !, de atroces poderosos !.
Que locura !, aún piensas que estoy loco !!!.

Tienes un cigarrillo ???.

Presentacion del libro de Ruben Pensa. Fotografias de Laura Delmonte y Land Art realizado por Ruben Pensa y Kardo Kosta en el Paseo de Las Artes Cordoba























A veces éstas máquinas, no nos permiten el mate compartido, que es una buena manera de nuestros pueblos, de compartir, de discutir, de intercambiar.Pero escribo, como si estuviera contigo, con el mate que va de mano en mano.Mira, el libro, los escritos, no son lo importante.Las historias, los giros poéticos, los vuelos, no son míos, los recibí, los escuché.Tu lees los textos, pero también están las IMAGENES de Laura Delmonte,
que me parecen geniales y además hay un laburo inmenso por atrás
de otras personas que no se ven, como Maria Paulinelli o Dalmira Pensa
o Carlos Pensa o María Pia y así , no se...una cantidad de personas,
que están juntas con la IDEA, que empujan, que aguantan, que suman.
Y esa gente! y esas ventanas y esas puertas y ese cielo?....eso no es mío!

Y si María no anduviera leyendo, corrigiendo, estructurando...eso ni cerca es mío!

Y si Carlos no hubiera decidido a "decir" algo ( y yo se lo mucho que le duele)...eso tampoco es mío!

Y si esos otros que andan haciendo partes, no estuvieran haciendo?...eso no es mío!.

Eso que viene viniendo...No es MI LIBRO, son VOLUNTADES SOLIDARIAS.

Son sentimientos encontrados como en la rueda del mate, al calor del fogón o a la sombra de Las Tipas de La Cañada.

Tal vez yo soy un loco soñador que empuja a los otros a la lucha, no lo sé, pero si estoy convencido que así debe ser.

Alguien lanza la idea y todos juntamos voluntades.

Así vengo haciendo desde siempre.

Nunca he hecho algo SOLO, siempre lo hago con OTRA/O/S.

Un viejito que se llama Stéphane Hessel, fue uno de los del Equipo que formularon los Derechos Universales del Hombre, quién aún vive en Francia. Correligionario de Sartre y educado con la cultura de Hegel.

El, dice : CREAR ES RESISTIR / RESISTIR ES CREAR.
El motivo de la resistencia es la indignación.
Yo soy de una generación de indignados.
Me indigna el Genocidio Palestino.
Me indigna el desforestamiento y la desbastación del Abay Yala.
Me indigna la indiferencia, la mezquindad, la deshumanización y la soberbia
de ésta Sociedad Mercantilista Globalisante.
Por eso desobedezco, por eso incito a desobedecer, a LUCHAR!.
Lucio V. Mansilla, en la Provincia de Córdoba, Argentina, es un ejemplo palpable de los mil ejemplos que pueblan los territorios del Abay Yala.
A lo que yo invito, y me faltó el mate, es a RESISTIR, a INDIGNARSE y luchar y hacer un acto político de resistencia.
Y con esto, trato de explicar de alguna manera, porque NO ES MI LIBRO.
Ese paraje, ese pueblo, esa historia humana, esos textos mal escritos, LAS IMAGENES, los sentimientos de los que están adentro, TODO!, Es un Acto de Resistencia.
Es un acto de resistencia entre todos...no mío solo!.
Un abrazo, ya vuelvo.



KARDO KOSTA
A la vuelta te espero con el mate!.
Con el abrazo hermano, cómplice de encuentro!.
Con el gesto que busca el brazo solidario.
Con la esperanza que estás siempre presente.
Con saberte poeta de la tierra y su herbario
De saber que tu escribes, 
con las simples palabras con que nos habita.
De saber que tu creas,
con los simples acordes que no vemos.
De saber que tu pintas,
con los colores cósmicos del globo.
De saber que tu arte,
es nuestro efímero paso por la vida. 
Poeta del Land Art,
hoy elevo mis cantos a tus manos.

Te mando aparte algunas fotos del ese ! libro.
Mucho me hubiera gustado contarte el 11,
entre los invitados a tomar la mazamorra.
Tal vez el 13 y el 14 la hacemos juntos, 
en Las Salinas Grandes y  con el pueblo,
construimos el más grande Land Art imaginado.
para un pintor, 2 locos y un cuentero.
Va también la pintura que quisiera que hagamos,
en gigantografía, ademas de tus ramas, tus hojas y tus piedras.
Fotografías realizadas por Laura Delmonte Licenciada en Comunicación Social, con orientación en producción gráfica www.culturaflux.com.ar

CAMINO
 CAMPO DE BATALLA
 COLORES
 HERRAMIENTAS
 LAGUNA
 LAGUNA 3
 DISEÑO
 SALINAS
 SOBREVIVIENTES
 SOBREVIVIENTES
SOBREVIVIENTES 
 TONOCOTES